top of page

ERRORES AL INTERPRETAR LA CURVA FUERZA/VELOCIDAD



En este capítulo, exploramos en detalle la curva fuerza-velocidad y su relevancia en el rendimiento físico. Es importante destacar que a lo largo del tiempo, varios investigadores han contribuido al estudio de esta relación, incluyendo a destacados expertos como Paavo Komi, Thomas Tricoli, Per Tesch, Yuri Verkhoshansky, Fred Hatfield, entre otros. Sus estudios e investigaciones han enriquecido nuestra comprensión de la curva fuerza-velocidad y su aplicación en el entrenamiento deportivo.


La curva fuerza-velocidad representa la relación entre la resistencia externa movida y la velocidad de ejecución del movimiento. Cada punto en esta curva representa un intento máximo por mover la resistencia externa lo más rápido posible. Es importante destacar que esta curva se centra en la resistencia externa y no tiene en cuenta las fuerzas internas generadas ni las fuerzas de reacción contra el suelo. Este punto es clave, ya que muchos errores en la interpretación de la curva provienen de la confusión entre estos conceptos.


Un aspecto importante a tener en cuenta es la diferencia entre velocidad y rapidez. La velocidad, en el contexto de la curva fuerza-velocidad, es un vector que incluye tanto la magnitud como la dirección del movimiento. Por otro lado, la rapidez se refiere únicamente a la magnitud del movimiento, sin considerar la dirección. Es crucial comprender que estamos hablando de velocidad vectorial cuando analizamos esta curva.


Al considerar la curva fuerza-velocidad, es fundamental comprender la influencia de las contracciones excéntricas, concéntricas e isométricas. En el caso de la velocidad negativa o excéntrica, estamos hablando de movimientos en los que se está absorbiendo una resistencia. Por ejemplo, al bajar una barra durante una sentadilla. Por otro lado, la velocidad positiva o concéntrica se refiere a la capacidad de mover una resistencia externa de manera explosiva, como al levantar una pesa en un press de banca.


Un aspecto clave de la curva fuerza-velocidad es el punto en el cual la interacción entre la magnitud de la fuerza y la velocidad resulta en la máxima potencia. La potencia se calcula multiplicando la fuerza por la velocidad. Sin embargo, es importante destacar que los movimientos isométricos no son movimientos de potencia, y lo mismo ocurre con los movimientos pliométricos. La potencia máxima se encuentra en un punto específico de la curva.


Uno de los errores más comunes en la interpretación de la curva es relacionar altos niveles de fuerza con los niveles de fuerza de la resistencia externa movida. Esto es un error de principiantes y puede llevar a una mala interpretación de los resultados. La curva fuerza-velocidad se centra en la relación entre la resistencia externa y la velocidad de movimiento, no en la comparación de fuerzas internas o fuerzas de reacción contra el suelo.


En relación a la pliometría, es importante entender que se encuentra en el lado derecho de la curva fuerza-velocidad. Esto se debe a que se trata de movimientos que se realizan a máxima velocidad y esfuerzo, no a la cantidad de fuerza generada contra el suelo. Mezclar estos conceptos y confundirlos es un error común entre los principiantes.


En conclusión, la curva fuerza-velocidad es una herramienta fundamental en el estudio del rendimiento físico y el entrenamiento deportivo. Su interpretación adecuada requiere comprender la relación entre la resistencia externa y la velocidad de movimiento, así como evitar errores comunes relacionados con las fuerzas internas y las fuerzas de reacción contra el suelo. Al tener en cuenta estos aspectos, podemos utilizar de manera efectiva la curva fuerza-velocidad para mejorar nuestro enfoque en el entrenamiento y el rendimiento deportivo.


REFERENCIAS:


bottom of page