top of page

¿Cuanta Movilidad es Suficiente?




La Importancia de la Movilidad y Flexibilidad en la Vida Diaria y el Deporte


La movilidad y la flexibilidad son dos términos que a menudo se utilizan indistintamente en el mundo del fitness y la salud. Sin embargo, es fundamental entender que no son lo mismo. La movilidad se refiere a la capacidad de nuestro sistema musculoesquelético para expresar control dentro de los rangos de movimiento que poseemos, mientras que la flexibilidad se refiere a la amplitud de esos rangos de movimiento en sí. En otras palabras, la movilidad es la habilidad de utilizar nuestra flexibilidad de manera efectiva. En este artículo de nuestro blog, exploraremos a fondo la relación entre movilidad y flexibilidad, así como la importancia de encontrar el equilibrio adecuado en función de las actividades que realizamos en nuestra vida diaria, incluyendo el deporte.


¿Cuánta movilidad es suficiente?


La pregunta de cuánta movilidad es suficiente es una que a menudo planteamos cuando nos embarcamos en un viaje hacia un cuerpo más saludable y funcional.


Pero antes de responder a esta pregunta, es importante comprender la diferencia entre movilidad y flexibilidad, ya que esta distinción nos ayudará a tener una visión más clara de lo que realmente necesitamos.


Movilidad vs. Flexibilidad: ¿Cuál es la Diferencia?


La flexibilidad se refiere a la capacidad de nuestros músculos y articulaciones para estirarse y alcanzar rangos de movimiento extremos. Algunas personas son naturalmente más flexibles que otras, y la genética juega un papel importante en esto. Sin embargo, la flexibilidad sola no garantiza un buen rendimiento en actividades físicas ni una función saludable del cuerpo en general.




Por otro lado, la movilidad se trata de la capacidad de nuestro cuerpo para controlar y utilizar esos rangos de movimiento. En otras palabras, es la habilidad de mover nuestras articulaciones de manera efectiva y segura a través de su amplitud máxima sin causar lesiones ni comprometer la estabilidad.


Movilidad: Control dentro de la Flexibilidad


Imagina a un atleta de gimnasia que puede realizar una apertura completa de piernas, pero también a alguien que, al intentar la misma hazaña, termina con una lesión en los adductores. La diferencia clave aquí es la movilidad. El atleta de gimnasia no solo tiene la flexibilidad para realizar ese movimiento, sino que también tiene el control y la fuerza para hacerlo de manera segura. Esto es lo que distingue la movilidad de la flexibilidad, y es una de las justificaciones que dan vida al entrenamiento de fuerza en rango terminal, ya sea regresivo o progresivo.


¿Cuánto rango de movimiento debo tener?


Ahora que hemos establecido la diferencia entre movilidad y flexibilidad, podemos abordar la pregunta de cuánto rango de movimiento necesitamos. La respuesta no es tan simple como proporcionar un número concreto, ya que la cantidad de movilidad requerida varía según las personas y sus actividades.


Diversos autores y expertos en fitness y salud han intentado definir los rangos de movimiento normales para los seres humanos. Sin embargo, estos rangos pueden ser insuficientes para atletas o personas más activas que participan en deportes o actividades que demandan un mayor rango de movimiento en ciertas áreas del cuerpo.


Movilidad y Deporte: Un Equilibrio Delicado



Cuando se trata de movilidad en el contexto deportivo, es esencial comprender que diferentes deportes requieren diferentes niveles de movilidad y flexibilidad. Por ejemplo, si eres un practicante de Brazilian Jiu-Jitsu (BJJ), la cantidad de movilidad y flexibilidad que necesitas es bastante alta, especialmente en áreas como las caderas y la columna vertebral. Estos deportes demandan una amplia gama de movimientos y posiciones que desafían la flexibilidad y la movilidad de todo el cuerpo.





Por otro lado, si eres un corredor de 100 metros, es posible que no necesites expresar tanta movilidad y flexibilidad en comparación con un practicante de BJJ. En este caso, mantener una movilidad adecuada en las articulaciones es esencial, pero expresar un rango de movimiento excesivo podría poner en riesgo el reciclaje energético y afectar negativamente tu rendimiento en la pista.


Cómo Saber si Estás Trabajando en Exceso tu Movilidad


Entonces, ¿cómo puedes saber si estás trabajando en exceso tu movilidad y dando más de lo necesario? Existen varios indicadores clave que pueden ayudarte a evaluar si estás alcanzando un equilibrio adecuado entre flexibilidad y movilidad.




Uno de los indicadores más importantes es la presencia de dolor durante el trabajo de tu rango de movimiento (ROM). Si estás experimentando dolor cuando intentas alcanzar ciertos rangos de movimiento, es posible que los tejidos de tu cuerpo no estén adaptados a esos movimientos. El dolor no debe ser ignorado, ya que puede ser un signo de lesión o tensión excesiva en los músculos y articulaciones.


Otro indicador es la pérdida de estabilidad y fuerza durante las actividades globales. Si notas que tu rendimiento disminuye o sientes que tienes menos control y estabilidad en las actividades que solías realizar con facilidad, es posible que estés movilizando demasiado los tejidos y comprometiendo la capacidad de tu cuerpo para generar fuerza y estabilidad en esas posiciones.


La Progresión Paulatina: Clave para Mejorar la Movilidad y Flexibilidad


Para abordar de manera efectiva la movilidad y la flexibilidad, es esencial adoptar una progresión gradual y justificada. En lugar de forzar tu cuerpo a alcanzar rangos de movimiento extremos de manera rápida, es importante permitir que los tejidos se adapten de manera segura y sostenible.




Esta progresión paulatina es crucial para evitar lesiones y mejorar la movilidad de manera efectiva. En lugar de apresurarse en estiramientos y ejercicios que pueden causar más daño que beneficio, es fundamental adoptar un enfoque basado en procesos horméticos, que permita que tu cuerpo se adapte de manera natural y progresiva a los nuevos rangos de movimiento.


La Importancia de la Individualización


Cada persona es única en términos de su estructura ósea, historial de lesiones, nivel de actividad física y metas personales. Por lo tanto, no existe una respuesta única a la pregunta de cuánta movilidad es suficiente. La individualización es clave para determinar la cantidad adecuada de



movilidad y flexibilidad que debes buscar.

Es importante trabajar con un profesional de la salud o entrenador. Referencias:


Comments


bottom of page